La práctica de amor, conjuga todos los tiempos en sincronía de luz

‘Queremos un mundo nuevo sin dejar de ser los mismos jueces del pasado’ (Vanesa Requena)

 

Me fascina el nivel de hipocresía en el ser humano. Cómo se proclaman derechos y libertad a todo grito sobre memorias no amorosas, cómo hay personas que saben más y mejor lo que le conviene a uno mismo-a. Queremos una vida maravillosa repitiendo el día de ayer. Queremos ser felices sin soltar el sufrimiento. Queremos la prosperidad sin salir de la zona de confort.

 

Ante todo, el respeto

 

A veces, me preocupa la tolerancia hacia aguantar situaciones tóxicas, o de baja vibración, tan normalizada en la sociedad actual. Es como si aún permaneciese el concepto de nuestros abuelos, padres, y antepasados, de que el maltrato ha de ser físico, que la depresión es para personas débiles, que por amor nos sacrificamos o hacemos cosas que no queremos, que el suicidio es para cobardes… etc.

Una relación, sea cuál sea su naturaleza, no debería de ser una repetición de todo lo que se cuece en nuestro inconsciente. Y en todo caso, estar abiertos al aprendizaje y toma de consciencia para sanar. Para romper el círculo vicioso que tiene la materia oscura, ya que se retroalimenta de pasado, de miedo, de intentos fallidos. Ser conscientes que en las secuencias de nuestra vida dónde no hubo amor, volverán a manifestarse en otros escenarios, pero claramente en dirección a nuestros valores personales.

 

El conformismo como victimismo o la gratitud como respeto

Desde que tuve que sumergirme en la búsqueda de empleo y en toda esta vorágine de entrevistas con cientos de preguntas, algunas rozando la vida personal e íntima. Me he percatado, porque lo he vivido en mis carnes, que el mundo sigue estando sujeto bajo riendas de sufrimiento y de abusos.

El agradecimiento lo practico a diario, también gracias a la técnica hawaiana  Ho’oponopono. Pero también he aprendido a detectar mis aprendizajes en cuanto al respeto, a poner límites, a valorarme y a honrar a mi alma. Lo cierto, es que estoy cansada de hacer cursos de riesgos laborales que son toda una pantomima, porque ni ellos se creen que eso se lleve a cabo. Me entra la risa cuando veo estas cosas, la picaresca humana, la parafernalia y requisitos, para después hacer totalmente lo contrario.

Si eres dependienta, cajera o reponedora has de ser también guardia de seguridad, tener las responsabilidades de una encargada etc. Eso sí, en el contrato prevalece reponedora no encargada. El tiempo que sales tarde del turno establecido no se gratifica o recompensa. Esto es un simple y resumido ejemplo de la actualidad.

Soy una persona muy responsable, desde muy pequeña tuve que asumir cosas, tareas, que hacer por miedo o por que no me rechazaran. De adolescente, por amor a mi familia viví experiencias desagradables, y durante muchos años este patrón se me ha repetido en bucle, sentirme ‘entre la espada y la pared’. Doy gracias a mis últimos aprendizajes, que aunque han sido muy fuertes a nivel emocional, me han expandido en compasión, comprensión y entendimiento. He aprendido a no conformarme con ser una víctima, sino a dar gracias y liberarme del peso del pasado.

Aguantar lodos nos debilita el alma, nos hace perder fuerzas y así es más fácil el hundimiento.

 

La coherencia del alma

Una vez canalicé esta frase: ‘Si haces amor, no creas miedo’

Estos días me preguntaba: ‘esto es lo que quiero que aprenda mi hijo?’ No! sentí en mi estómago. Ser un canal clarisintiente (se siente la información en alguna parte del cuerpo) o del clariconocimiento (se recibe la información de manera abstracta, uno-a sabe cosas sin detectar muy bien cómo las sabe). En muchas ocasiones es complejo, ya que la mayoría de las personas no ven la vida desde el alma. A veces, es difícil estar en mi centro cuando no me respetan, me enjuician, o intentan darme lecciones de vida, desde sus zapatos, claro está.

Puede sonar a controversia, pero desde que me he enfrentado al caos de estos últimos años, desde la espiritualidad, estoy mucho más conectada a los mensajes divinos. Y mis pasos suelen estar guiados por la información que recibo mediante señales numéricas, sensaciones, premoniciones, canalizaciones de mi hijo o visitas inesperadas de algún animalito. También la cago, por supuesto, porque el ego se mete de por medio, con el miedo (medio-miedo bonita similitud) y la desesperación. Y en vez de lanzarme a la fe de mi alma escojo el libre albedrío, aunque pensando que es mi alma quién me guía. Pero he aprendido a rectificar, a darme cuenta, a no permitir más abusos, ni en una pareja, en un empleo, en dónde sea. El amor no puede reprimir nuestra naturaleza, el respeto divino con honestidad nos quita la venda de los ojos.

Tomar acción con consciencia

Como diría el conejo blanco de ‘Alicia en el país de las maravillas’: ‘¡hay tanto por hacer y vamos tarde!

Sé que algunos magnates, empresarios, políticos, amistades, familiares se aferran a estructuras esclavistas, a creencias de otros tiempos, pero es que ya no estamos en años de reyes y reinas. Estamos en la era de la energía del amor incondicional. Esto va a costar encarnaciones, pero mientras, seguiremos practicando la espiritualidad y compartiéndola.

La técnica ancestral hawaiana Ho’oponopono (si quieres conocer más sobre esta técnica, en este canal tienes información muy amena e interesante del formador Santos Ávila, un gran prescriptor de hacer Ho’oponopono de manera creativa y fácil), esta herramienta espiritual comparte la filosofía de: ‘lo que sano en mí, todo lo que me conecta con la memoria inconsciente se sana también’. Bonita motivación para honrar la energía divina en nuestro corazón y mente.

Mahalo

 

Soy Vanesa Requena y presento mi proyecto 'Vibrallum, la numerología de las estrellas' con el cuál canalizo numerología y trabajo con la energía de manera psicoterapéutica.
Entradas creadas 11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies