La energía creativa, el suicidio y la numerología

 

Cada 40 segundos, una persona se suicida. 

 

Llevo un tiempo enfrascada en mis investigaciones con la energía, la información y el inconsciente.

Algunas experiencias personales han hecho de punto de reflexión, han sido un ‘stop’ para cuestionar qué tipo de presente estaba viviendo. Gracias a las personas que decidieron irse de mi vida por la puerta de atrás, he podido indagar en el silencio, analizar qué retos, aprendizajes me conectaban a ellas y en las circunstancias que me han ido trastocando espiritualmente. Mi amiga María y yo utilizamos mucho la frase ‘la vida es un tango’, pero esta mañana salió otra más divertida ‘la vida es un pepino’. Hace unos días, con otra amiga muy especial, Irene, acabamos compartiendo la conclusión de ‘¿qué le pasa a la gente?…

 

La comunicación

Me da rabia cuando utilizamos etiquetas para diferenciarnos o peor aún, para insultar o vejar las capacidades o personalidad de alguien. Como si hubiese algo malo en ir a contracorriente, en nuestra condición sexual, gustos, dificultades o estatus social. Reconozco que me hierve la sangre cuando escucho decir ‘gay’ para burlarse de un chico y de su masculinidad, pero sobre todo cuando describen el aislamiento con la palabra autismo. Soy honesta conmigo misma, y sé que cuando uno ignora lo que significa algo, lo expresa sin más, sin conocimiento o consciencia. Pero, la mayoría de las veces, es para hacer daño, para manipular, por el ego. Esto me entristece.

 

Dejar conversaciones a medias, o directamente no responder mensajes, llamadas conscientemente, sucumbir a la pereza, al interés egoísta, no tiene nada que ver con el autismo. La huida emocional es un problema que tiene origen (probablemente) en la infancia. ¿Quién está escondido en el armario, nuestra versión adulta o nuestro niño-a interior?

Una educación que valora la competitividad, el materialismo, que refuerza y compensa al ego antes que la inteligencia emocional o la humanidad, sigue siendo un pilar tóxico en nuestra sociedad.

Si somos todos energía de amor, ¿por qué hemos de justificar nuestra manera de amar? El género sexual no importa, todos los seres humanos estamos unidos por energías femeninas y masculinas. Las personas con autismo no son conscientes de su dificultad para expresar sus emociones, su cerebro funciona de manera diferente, desde una estructura más mecánica, sin filtros. La gran frustración que suelen sentir es porque les cuesta conectar con los mundos más intangibles, emocionales, abstractos. Y sí, lo voy a repetir porque mi hijo tiene autismo: No lo hacen adrede.

La tecnología, un arma peligrosa para la sociedad

A veces, me pregunto para qué deseamos tanta tecnología y evolución, cuando a nivel personal estamos fallando. Solo hay que echar una mirada a nuestro alrededor durante un minuto. La falsedad, querer conseguir seguidores, o dinero fácil, el ego que intenta conquistar terrenos ajenos, la vanidad, mostrar algo que no somos.

La salud mental en la actualidad es como una bomba a punto de estallar. Sigue habiendo un gran estigma con acudir a la psicología, la terapia, o al crecimiento personal. Muchas de las personas se relacionan con la tecnología, y no con sus seres queridos, amistades, etc. Trabajo de cara al público y lo veo todos los días, casi nadie te devuelve el saludo, no se paran a estar en el momento presente.

No hablo de dependencia emocional, sino de respeto y de correspondencia desde el amor y la armonía. La solidaridad, la empatía, las ganas de estar con la gente a la que quieres están desapareciendo ante la gula del ego y de sus dones vampíricos.

La gran falsa como sociedad es compartir vídeos de famosos que han sufrido cáncer, como frases inspiradoras, decir ‘no estás solo-a, si necesitas hablar te escucho’, y cuando vemos en el chat un audio de más de un minuto se descarta, o seguimos teniendo pensamientos enfermizos, de odio, caemos en la envidia… Estamos vibrando en la incoherencia constantemente, en el victimismo. ¿Para cuándo el hacernos responsables?

 

El suicidio desde la numerología energética

Me siento comprometida con la espiritualidad y con prescribirla desde la responsabilidad personal. Siento que mis guías celestiales vibran en áreas como la simbología, la numerología o la investigación del inconsciente desde un prisma amplio, científico y divino a la vez.

El amor es universal pero no se experimenta de manera general. Cada alma, al encarnar en un personaje ha estudiado su potencial o tendencia para sentirlo, pensarlo, expresarlo. Para vivenciarlo.

Por cosas que viví de joven, intenté suicidarme dos veces. Aún me cuesta hablar del tema, porque la gente tiende a asustarse, me juzga y pone distancia. Está bien, pero duele un poco.

 

Ser tú mismo es lo único que puedes hacer, ser tú mismo es todo lo que puedes hacer (Chris Cornell)

 

He descubierto, gracias a mi equipo de luz, cosas maravillosas y muy interesantes, aplicadas a la numerología y la energía en la fecha de nacimiento. Existen patrones retrógrados en ciertos números que pueden condicionar nuestro modo o recurso emocional, o incluso en la retroalimentación de pensamientos obsesivos, densos y de desvalorización.

 

Hay almas que han de compensar o equilibrar el karma pendiente, normalmente almas viejas o con muchas encarnaciones en su sistema vibracional. ¿En qué puede repercutir esto? Que la energía está como desordenada, que tiene recuerdos intactos de otras encarnaciones, o del árbol transgeneracional. Y sin un trabajo de limpieza mental, física, emocional y energética, este fluir pesado será como un gran imán para la obscuridad.

En el universo 1+1 es todo. Inconsciente e consciente. Luz y densidad. Femenino-masculino. Tangible e intangible.

La energía creativa

Una de las energías creativas en el ser humano está simbolizada por un carácter femenino. Es el canal que conecta con la realización de proyectos (como un embarazo que da vida). También está enlazada al chacra raíz (yo soy), el vórtice energético que nos vincula a la infancia, al descubrimiento sexual, a la identificación, y comunicado directamente a emociones con la madre (sistema digestivo).

He contrastado y estudiado patrones numerológicos en personas famosas fallecidas por suicidio. Y en todas hay una simetría con el valor caracterizado en su tendencia creativa (el segundo número en el día de nacimiento) y en su proceso de encarnación.

 

Cualquier tipo de abuso sufrido obstaculiza la energía creativa. Pero el abuso sexual, los malos tratos o una violación padecidos en la infancia cierran de un portazo el pozo de inspiración, talentos, el saber quiénes somos. Es una zona en ausencia de amor, de guerra interna, de miedos, de heridas que en la adultez se convierten en un mundo a lo ‘Gotham’.

Desconocemos, lo fusionados que estamos con otras versiones nuestras que han sufrido, o vivido alguna experiencia traumática, dolorosa y triste.

La energía es todo (somos energía) y se manifiesta en cada plano según su dimensión encarnada. La información que no ha podido evolucionar sanamente, vuelve, en bucles, en ciclos, en años esfera, en situaciones espejo, no importa cómo, sino el momento para estar en paz, para el perdón, para dar amor al pozo abandonado en algún recoveco de nuestro interior.

 

Pedagogía energética

La capacidad del ser humano para crear, para construir, de sentirnos realizados está unida a la energía sexual, a nuestro lado más sensitivo, femenino, sensual y emotivo. Si este canal acaba ‘manchado’, cortado, distorsionado, en la experimentación se convierte en una vida de recaídas, de adicciones para llenar la ausencia de amor en la infancia, de una muerte simbólica repetida en el tiempo. Requiere de mucho trabajo terapéutico, de constancia, de desnudarse emocionalmente sin miedo al exterior, y sin condena personal.

El obstáculo de todo esto, es que vivimos en una sociedad que no quiere escuchar, que prefiere estar narcotizada con memes, con música machista bajo un sello de empoderamiento de la mujer, que solamente ayuda si hay un beneficio (normalmente material). Se ha instalado la indiferencia, el masoquismo, el victimismo y su morbo.

El humor es necesario para seguir adelante, la música es vital para subir (o mejorar) la vibración, pero con amor, con honestidad, las relaciones, cuidar de nuestros niños interiores, la gratitud, la aceptación… Cada instante es un portal inmaculado para sanar. Para que el alma se expanda, para que le personaje viva feliz con quién es y todo lo que representa.

 

 

Soy Vanesa Requena y presento mi proyecto 'Vibrallum, la numerología de las estrellas' con el cuál canalizo numerología y trabajo con la energía de manera psicoterapéutica.
Entradas creadas 11

2 pensamientos en “La energía creativa, el suicidio y la numerología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies